TESTIMONIOS

“Los beneficios son más de los que yo esperaba de este curso. La respiración consciente me ha ayudado a gestionar la ansiedad,a vivir más tranquila. Incluso, he notado actitudes que han cambiado en mí y que estaban ancladas en mis emociones desde hace muchísimo tiempo. Por ejemplo, Ha menguado la ansiedad que tengo por la comida. También he notado, que si tenía un acontecimiento negativo una mañana, mi mente lo arrastraba todo el día, incluso varios días. Ahora controlo más estas reacciones y no le doy tanta importancia. Soy más consciente de mi cuerpo y creo que no lo castigo tanto con posturas que le hacen daño. Ha sido todo un descubrimiento y como el curso es de Bienestar, así me siento yo casi a diario. Con la mente más relajada, aunque tenga muchas cosas que hacer, logro relajarme sin estar todo el día nerviosa. En fin, son muchos los beneficios y un curso recomendable. Espero no dejar nunca esta práctica y seguir recogiendo aún más beneficios.” A. Martín

Cuando llegué al curso me sentía estresada y tenía agarrotadas y tensas ciertas partes de mi cuerpo (rodillas, cuello, …) y gracias a las diferentes técnicas de relajación aprendidas durante el curso me siento mucho mejor: Más relajada; mi cuerpo ya no está tenso como antes y hasta ando más despacio y atenta. También he aprendido a gestionar mejor mi tiempo para no agotarme.” N. Rivera.

Sé que esto es sólo el principio de mis cambios. Lo que he conseguido con el curso de Bienestar Personal es algo que hacía muchos años que no sentía. Llevo tiempo arrastrando estés y ansiedad. A lo largo de los años mi estrés ha ido aumentando, llegando incluso, a producirme estrés todo lo que hacía en mi vida personal y laboral. Cada día tenía que luchar, ¡todo se me hacía un mundo! Cada situación me creaba angustia y estrés. Era una lucha constante conmigo misma. Era complicado vivir de esta forma, y digo “Era” porque ahora lo veo todo de forma distinta: Relativizo más las cosas. Le doy importancia a lo que realmente merece la pena; en los momento en los que me encuentro o siento que estoy un poco estresada, practico la respiración. Me calma y me ayuda a  controlarme y relajarme. Antes tenía insomnio- Me pasaba días sin apenas dormir. Ahora duermo y descanso perfectamente. Eso mi cuerpo me lo agradece cada día.” L. Herrera.

“He descubierto herramientas que enseñan a enfrentarte a os momentos de estrés y tensión que depara la vida, aportándome positividad, seguridad y optimismo ante situaciones. Todo esto trabajando técnicas a nivel mental, físico y emocional. Conseguir incorporar a tu vida estas pautas es mejorar en calidad de vida. Las clases han sido variadas, entretenidas y muy placenteras.” E. Manzanares.

No quiero que acabe el curso… Al principio, fue algo extraño por ser algo diferente y tener cierta desconfianza a este tipo de métodos. Poco a poco, he aprendido a tener pensamientos positivos, relajación o mejor dicho, buscarla y conseguirla, cuando tengo situaciones estresantes en el día a día y reeencontrarme conmigo mismo, ser más consciente de lo que me rodea. Todos los días recuerdo esos ratitos de relajación con música en clase y los estados de duermevela… cuando tu cuerpo empieza a flotar. ¡Espero poder repetir!” P. Rivera

Quería que supieras que he tenido unos días súper estresantes ayer y hoy y me encontraba misteriosamente tranquila. Una sensación muy rara en mí porque en cuanto me estreso se me acelera el corazón; se me pone un peso en el pecho; me pongo de mal humor… Pero, ¡esta vez no! Me encontraba nerviosa, pero no ansiosa.” M. Estrade. (En la semana siguiente a su primera sesión).

“Me conozco, pensé.
Y sin mucho pensar, como salen las mejores cosas, me sumergí en Un Mar de Terapias y me dejé llevar por la corriente (…)
Llegué triste, llorando sin saber porqué, sin ganas de nada, no dormía ni comía bien, no disfrutaba, no me apetecía estar con nadie, ni siquiera hablar de mí.
No sé si quería curarme porque no sé si estaba enferma, pero quería Paz.
(…) No puedo, ni quiero contar qué ocurre en cada una de mis sesiones, pero puedo describir alguno de los sentimientos y los resultados.
Gracias a la musicoterapia, he rescatado partes perdidas de mí misma, he conocido verdades olvidadas, averigüé que necesitaba, qué sentía, qué quería.” L. Molina

“Un mar de sensaciones me inundó cuando probé la Musicoterapia. Te siente volar y evadirte. Entras en conexión contigo mismo. Sientes la armonía de tus sentidos. Conseguí mejorar mi autoestima y controlé mejor mi ansiedad. Concilias mejor el sueño. Esto me está ayudando en una etapa muy dura de mi vida. Animo a todo el mundo a probarlo. Es una sensación única”. V. Ortega

“Colaborando en Musicoterapia he aprendido que, a pesar de los problemas o zancadillas que nos encontremos en nuestro camino siempre hay que tener una sonrisa en la cara para ayudar a los demás.” L. Luna

“Maravilloso el ejercicio para descansar y estar con la atención plena en la respiración.” R. Jiménez

“Quiero exponer la experiencia de mi hijo en Musicoterapia. Mar Bustos dio una conferencia y asistí a ella. A mi hijo le encanta la música y pensé que le podría ayudar. Lo estaba pasando muy mal en el colegio. Empezó a asistir junto a otros niños y niñas. Al principio observé que estaba más nervioso y Mar me explicó que era normal: “Se mueve todo el mundo interior de la persona. Dale tiempo”. En efecto, tras varios meses, mi hijo exteriorizaba sus sentimientos y frustración, lo que le ayudó en el autocontrol de sus emociones; algo muy importante en los niños con Tdah. Creo, sinceramente, que esta terapia es muy positiva”.  N. Fernández Alonso.

“Verás, ayer tenía un día de esos que no te encuentras con ganas de nada así que me puse los cascos y me preparé para relajarme con la Respiración Consiente. La verdad es que lo conseguí y después me sentía relajada e, incluso, más animada. He descansado bastante bien. Es una experiencia muy buena y relajante que aconsejaré a mis amigas. La voz relaja.” R.Páez

“Mucha Paz. Mi cuerpo me abandonó en un bosque de bambú. Ha sido un cambio en mi vida: Desde que empecé el tratamiento no he vuelto a tener migrañas tan fuertes ni tan frecuentes.”  N. Merino en su segunda sesión.

“Estar en flotación y sentir la voz de Mar me puso la piel de gallina. Una experiencia para volver a repetir.” E. Díaz.

“Estaba tumbada y era consciente de ello, pero me sentía en vertical. Mi cabeza giraba sin parar. Cuando me incorporé después del concierto terapéutico, lo primero que le pregunté a Mar era si había movido la cabeza. Muy relajante y sorprendente.” M. Robles

“Llevo aproximadamente tres semanas realizando el ejercicio dos veces al día, me siento mejor, como poniendo distancia entre la vida personal y el trabajo.” C. Escribano.

Contacto:

Mar. 686 806 365  / unmardeterapias@gmail.com

 

Anuncios